Remaches

Cómo sacar remaches de diferentes materiales sin dañarlos

Array

Los remaches son piezas que se utilizan comúnmente para unir metal, plástico, madera, cuero, y otros materiales. Son muy útiles, porque garantizan una unión entre materiales por muchos años, por eso son un elemento de fijación tan elegido. Pero pueden ser complicados de remover. ¿Cómo sacar remaches de una construcción? Y más importante, ¿se puede hacerlo sin dañar el material?

Si necesitás quitar los remaches de algún material y no sabés cómo, aquí te dejamos una pequeña guía sobre las herramientas que necesitás y qué hacer para remover la pieza.

¿Qué herramientas necesitás para sacar remaches?

Antes de empezar a sacar los remaches, tenés que tener a mano las siguientes herramientas:

Una pregunta frecuente es cómo quitar los remaches sin taladro. A continuación, te explicaremos algunas alternativas que no dañen el material, pero tené en cuenta que el taladro puede ser necesario en caso de que la pieza esté muy apretada.

No todas las herramientas son necesarias para todos los materiales, así que veamos en detalle cómo quitar los remaches según cada proyecto y sin dañar el material.

Cómo sacar remaches de diferentes materiales

Los remaches pueden estar fabricados de diferentes materiales. Los más comunes son aluminio, acero, cobre, latón o plástico. A la vez, estos materiales pueden estar unidos a otros materiales, como metal, madera, plástico o cuero.

Por lo tanto, es importante saber cómo sacar los remaches sin dañar el material circundante. Este es el paso a paso para sacar los remaches:

Cómo sacar remaches de metal

Los remaches de metal se pueden sacar con una pinza de remaches o una tenaza. Sujetá la cabeza del remache con la herramienta y apretá hasta que se afloje. Luego, golpeá suavemente la cabeza del remache con un martillo y un punzón hasta que se desprenda del material.

En caso de que el remache esté demasiado apretado, es posible que tengas que perforar el centro con un taladro eléctrico y una broca del mismo diámetro que el remache. Esto se comerá el centro de la pieza y aflojará el resto. Tené cuidado con el diámetro, ya que podés dañar el material circundante si elegís el tamaño incorrecto.

Sacar remaches de la madera

Los remaches de madera suelen estar hechos de acero o cobre con una cabeza en forma de domo. Una de las formas más fáciles de sacarlos es sujetar la cabeza del remache con una pinza de remaches o una tenaza y apretar hasta que se afloje. Luego, es cuestión de darle un suave golpe a la cabeza del remache con un martillo y punzón hasta que puedas retirarlo. 

Tené en mente que la fuerza con que golpeás puede dañar la madera, así que debe ser un trabajo cuidadoso. Además, es posible que la cabeza del remache se rompa si le das muy fuerte. Si ese es el caso, tenés que perforar el centro con un taladro eléctrico y una broca del mismo diámetro que el remache.

Sacar remaches del plástico

Los remaches de plástico son comunes en la fabricación de juguetes, muebles y otros objetos. Están hechos de materiales como nylon o policarbonato y se pueden sacar fácilmente con una pinza de remaches o una tenaza, como explicamos para casos anteriores.

Si el remache está muy ajustado, es posible que tengas que utilizar el taladro. Sin embargo, esto puede ser peligroso para el material, por lo que es recomendable hacerlo con mucho cuidado.

El uso de un martillo y un punzón puede ser la mejor opción en caso de que esté muy ajustado o se haya desprendido la cabeza. Solo tenés que golpear suavemente hasta que puedas retirar la pieza.

Sacar remaches del cuero

Los remaches de cuero se utilizan en la fabricación de productos como bolsos, cinturones y zapatos. Para sacarlos sin dañar el material circundante, se recomienda utilizar una herramienta especial llamada alicate para remaches de cuero.

Para este material en específico no es recomendable utilizar ninguna de las herramientas mencionadas anteriormente ya que puedes dañar el material con facilidad.

El método, sin embargo, es el mismo: con el alicate, sujetá la cabeza del remache y apretá hasta que afloje. Después podés terminar de retirarlo golpeando despacio con un martillo y removiéndolo con un punzón. 

Sacar remaches de otros materiales

Los remaches también pueden estar hechos de materiales menos comunes como cobre, latón o acero inoxidable. Una pregunta frecuente es cómo sacar remaches de acero, que suelen estar muy ajustados.

Para este tipo de materiales podés seguir los pasos mencionados anteriormente, ya que es un proceso similar al de los remaches de metal. Sin embargo, es posible que estos estén fijados con mayor presión y sean más complicados de retirar. En esta situación, la herramienta más recomendable es el taladro, ya que podés perforar la pieza y retirar sin dañar el material en pocos minutos.

Una vez que hayas sacado el remache, asegurate de limpiar y reparar cualquier daño que haya ocurrido en el material que rodeaba al remache. Utilizá una lima o una escofina para alisar cualquier área rugosa o áspera. Si es necesario, reemplazá el remache con uno nuevo y volvé a unir las piezas según sea necesario.

¿Tenés dudas? Rerar lleva 45 años fabricando tornillos y remaches: tenemos la experiencia para ayudarte en lo que necesites. Comunicate con nosotros para recibir asesoramiento personalizado.

Array
To top